Camino de Lodoso, 09654 Palacios de Benaver, Burgos

Queso de oveja

El queso de oveja que ofrecemos se distingue por su rica leche, con un alto contenido de grasa y proteína, lo que garantiza una calidad excepcional en nuestros quesos. Con un aroma y sabor intensos, algunos con un toque picante, estos quesos perduran en el paladar, especialmente los de mayor maduración.

Disponible en distintos niveles de maduración, desde el curado hasta el añejo, nuestro queso de oveja destaca por su calidad y delicioso sabor. Su textura mantecosa y penetrante lo convierte en un ingrediente muy apreciado en la cocina, adaptándose fácilmente a diversas recetas.

Elaborados artesanalmente en nuestras queserías en Burgos, cada queso se produce con dedicación y siguiendo métodos tradicionales. Ofrecemos una amplia variedad de quesos curados y semicurados de oveja, todos ellos un verdadero deleite para los amantes del queso.

Curiosidades del queso artesano de oveja

Interesantes datos sobre el queso artesanal de oveja:

  • El origen del queso: Según registros históricos, el primer queso elaborado fue hecho a partir de leche de oveja. Se cree que fueron los sumerios en Mesopotamia los primeros en producirlo, dado que criaban ovejas como animales domésticos. Los romanos, por otro lado, son reconocidos por popularizar su consumo, especialmente entre los emperadores.
  • Alimento de los navegantes: Por su alto contenido calórico y proteico, además de su capacidad de conservación, el queso de oveja fue elegido como alimento para los navegantes en las expediciones hacia América.
  • Popularidad mundial: El queso de oveja ha ganado gran popularidad a nivel mundial, tanto que ocupa el quinto puesto entre los quesos más consumidos en todo el mundo.

Principales razas de ovejas con las que se elabora el queso en España

Quesos Ilújor banner

Variedades de razas ovinas para la producción de queso:

  1. Ovejas de raza merina

    Esta raza es altamente valorada en España debido a su notable presencia en la industria quesera. Principalmente distribuidas en regiones como Castilla La Mancha, Extremadura y Andalucía, las ovejas merinas grazalemeñas proporcionan una leche de alta calidad para la elaboración de quesos excepcionales.

  2. Ovejas de raza entrefino

    Dentro de esta categoría se encuentran las ovejas rasas, manchegas y castellanas, que son la base para quesos emblemáticos en la gastronomía española como el Roncal, el Manchego y el Zamorano, respectivamente. Estos quesos son ampliamente apreciados por su sabor y calidad.

  3. Ovejas de raza churra

    Las ovejas Carranza y Latxa son representativas de esta raza, cada una con variedades de «Cara rubia» y «Cara negra». La leche de estas ovejas se utiliza en la producción de quesos reconocidos como el Idiazábal y el Roncal, que destacan por su singularidad y sabor.

  4. Ovejas de raza ibérica

    Aunque menos comunes en la producción de queso, las ovejas Ojalada y Montesina son notables dentro de esta categoría. Aunque su producción es minoritaria, la leche de estas ovejas se utiliza en la elaboración de quesos autóctonos que reflejan la riqueza de la tradición quesera ibérica.

Beneficios y propiedades del queso de oveja

El queso de oveja, aparte de ser sumamente delicioso, es una valiosa fuente de proteínas, vitaminas y minerales que aportan múltiples beneficios para la salud. Por esta razón, muchas personas lo integran en su dieta diaria.

Dada su riqueza en proteínas, es especialmente adecuado para dietas que requieren un alto consumo de este nutriente. Además, su contenido en vitamina D y calcio lo convierte en un aliado para fortalecer los huesos, siendo particularmente recomendado para personas con osteoporosis.

Entre sus numerosos beneficios adicionales, se destaca su capacidad para mejorar la concentración, prevenir la anemia y promover la salud dental, gracias a su contenido de zinc, hierro y fósforo. Incorporar queso de oveja en la alimentación puede contribuir significativamente al bienestar general.

¿Qué quesos son de oveja?

Los quesos de oveja son aquellos que se producen a partir de la leche de este animal, ya sea utilizando leche cruda o leche pasteurizada. Dependiendo de su tiempo de maduración, se pueden encontrar diferentes variedades de queso:

  • Queso tierno: Con un periodo de maduración corto, este queso presenta una textura suave y un sabor delicado.
  • Queso semitierno o semicurado: Con un periodo de maduración moderado, este queso exhibe un equilibrio entre firmeza y sabor, más desarrollado que el tierno pero menos que el curado.
  • Queso curado: Después de un tiempo considerable de maduración, este queso adquiere una textura firme y un sabor más pronunciado y complejo.
  • Queso añejo: Madurado durante un largo periodo de tiempo, este queso alcanza su máxima expresión de sabor y textura, con notas intensas y una consistencia firme y quebradiza.

Entre las variedades más reconocidas de quesos elaborados con leche de oveja se encuentran el queso zamorano, el queso manchego y el queso Idiazábal. Cada uno de estos quesos posee características distintivas que los hacen únicos en sabor, aroma y textura, siendo apreciados tanto en la gastronomía local como internacional.

¿Cuál es la opción más saludable: queso de cabra, queso de oveja o queso de vaca?

Cuando se presta atención a la calidad de la leche y al proceso de elaboración, todos los tipos de queso pueden formar parte de una dieta saludable. La leche de oveja, por ejemplo, es notablemente rica en calcio, con hasta un 80% más que la leche de cabra, y contiene más proteínas que la leche de vaca. Por otro lado, la leche de cabra posee aproximadamente la mitad de la cantidad de grasa que la leche de oveja. Además, las tres variedades de leche proporcionan ácidos grasos beneficiosos, así como vitaminas E, A y K, que son importantes para la salud. También contribuyen a prevenir la anemia gracias a su contenido nutricional. En resumen, la elección entre queso de cabra, queso de oveja o queso de vaca depende de las preferencias personales y de las necesidades nutricionales individuales.

¿Cuál es la mejor manera de conservar el queso de oveja para que dure más tiempo?

En un mundo ideal, el queso de oveja se guardaría en una bodega adecuadamente acondicionada. Sin embargo, para la mayoría de las personas, lo más cercano a esas condiciones se logra en el refrigerador, preferiblemente envuelto en papel encerado o envuelto en paños húmedos. Es importante considerar los efectos negativos que puede sufrir el queso cuando se almacena fuera del refrigerador, como la pérdida de grasa, el desarrollo de moho y cambios en su textura y sabor.

Si te encuentras en la situación de tener queso sobrante y te vas de vacaciones, una opción recomendada es cortarlo en dados y conservarlo sumergido en aceite de oliva virgen extra dentro de un tarro hermético. Este tarro debe ser guardado en un lugar fresco, seco y oscuro para preservar la calidad del queso durante más tiempo.

¿Cuáles son las formas de disfrutar el queso de oveja?

El queso de oveja ofrece una amplia gama de posibilidades culinarias. Puede disfrutarse solo como aperitivo, o integrarse en diversas preparaciones como ensaladas, sándwiches, brochetas, carpaccios, platos de pasta y acompañamientos de verduras.

Existen varias formas de comer los quesos de oveja y potenciar su sabor al acompañarlo de otros alimentos. El queso artesanal de oveja, con su característico sabor intenso, se combina especialmente bien con frutos secos, mermeladas dulces, chutneys y embutidos. Por ejemplo, el queso Idiazábal ahumado, elaborado con leche de oveja latxa, marida a la perfección con sidra, nueces y txakolí, un vino blanco típico del País Vasco.

Además, en el mercado se pueden encontrar quesos de oveja artesanales con ingredientes originales como ajo negro, azafrán o pimienta, que agregan un toque distintivo a cualquier cena, especialmente cuando se acompañan de embutidos artesanales.

 

¿Cuál es la duración del queso de oveja?

El queso de oveja curado, si se conserva adecuadamente y se mantiene entero, puede tener una vida útil de hasta cuatro meses o incluso más. Alternativamente, si se adquiere en cuñas al vacío, puede durar aún más tiempo. Sin embargo, una vez abierto, se recomienda consumirlo dentro de un plazo de 2 a 4 semanas para garantizar su frescura y calidad óptimas.

Nuestra selección de quesos de oveja